La gripe: cómo detectarla y (no) tratarla

Antiguamente, los hombres de la Edad Media creían que la influencia de los astros y de otros cuerpos celestes causaba los síntomas de la gripe, por lo llamaban influenza o flu, popularmente en inglés. Nosotros, sin embargo, llamamos gripe porque adoptamos el término del ruso, que significa “ataque”. Pero ¿qué es la gripe?

La gripe es una enfermedad transmisible aguda producida por un virus que afecta las vías respiratorias superiores. Se trata de un virus que se propaga por las microgotas que se esparcen con la tos y los estornudos de las personas afectadas. Después de las 18 o 72 horas de la primera infección, la enfermedad comienza a evidenciarse en nuestro cuerpo, y suele durar entre 5 y 6 días. Los síntomas más evidentes son la fiebre (+ 38ºC), el dolor de cabeza y de cuello, los dolores musculares, el abatimiento y la fatiga, y de manera menos frecuente, la tos seca, los ojos llorosos, la congestión y la destilación nasal.

La época en que más casos de gripe se registran es el invierno, concretamente entre noviembre y abril.

Con la gripe no se deben tomar antibióticos

Mientras que la gripe es causada por un virus, los antibióticos atacan las bacterias y, por tanto, no se deben tomar para erradicarla. De hecho, su uso en la gripe puede ser contraproducente. Los tratamientos habituales para los síntomas de la gripe son el paracetamol y el ácido acetilsalicílico, indicados para la fiebre y el dolor. Asimismo, es importante descansar para ayudar a la mejora de la infección.
Por otra parte, también es aconsejable vacunarse para evitar la gripe, sobre todo las personas afectadas por patologías respiratorias y cardíacas crónicas, inmunodeprimidos, y personas en contacto cotidiano con estos enfermos. La época en que se ha de administrar es en otoño, siempre y cuando aún no tengas la gripe; si no, hay que esperar a estar totalmente recuperado.

¿Gripe o resfriado?

A veces no sabemos si lo que tenemos es la gripe o sólo un resfriado. La primera diferencia que existe la puedes notar al inicio, porque mientras que la gripe surge de golpe, el resfriado lo hace de manera gradual. Por otra parte, mientras que si tienes la gripe puedes tener fiebre y dolor lumbar, con el resfriado estos síntomas no te aparecerán.

Fuente: COFB